Predicciones 2014

Ideele Revista Nº 235
Shila Alvarado
Artista plástica

Sin lugar a dudas, estaremos fritos hasta que Tilsa Lozano se case, tenga nuevo novio o alguien se rompa la pata de la forma más estrepitosa.
Los nuevos medios seguirán quitándonos tiempo y privacidad, pero ya nos acostumbramos, ¡qué le vamos a hacer!
Mientras tanto, la mitad de los otorongos perseguirán su propia cola hasta desfallecer; la otra mitad los verá con atención mientras intenta: 1. Seguir su propia cola 2. Ver cómo avanzar hasta el plato del otro, sin dejar de lado su cola y su propio almuerzo.
Por otro lado, los hermanos Cori seguirán dándonos triunfos con o sin apoyo del Estado. Los espacios culturales en medios seguirán siendo desplazados por las páginas de sociales, cerrarán un par de galerías, los proyectos colectivos se harán más fuertes, volverán más artistas y escritores al país.
Mis predicciones para el mundo: en algún lugar del planeta va a comenzar el Apocalipsis Zombi (pero, claro, tendrá otro nombre).

Daniel Titinger
Periodista
Director de Depor

¿Quién ganará el Mundial de Fútbol Brasil 2014? No sé quién ganará, pero sí quién no lo ganará: Holanda. Pobres, son el Real Garcilaso de las selecciones del mundo.
¿La popularidad de Ollanta bajará más? ¿Nadine se animará a postular? Humala seguirá bajando por inercia. Por inercia de Humala, sobre todo, como también de la curva descendente. Nadine, mientras tanto, seguirá vistiendo a la moda.
¿El crecimiento económico se mantendrá? ¿Habrá más protestas antimineras? Habrá más dinero, y más gente preguntándose dónde está ese dinero.
¿La Policía podrá controlar la delincuencia? Y ahora, ¿quién podrá salvarnos?

Zenaida Solís
Periodista

El año que empezamos, inevitablemente requerirá nervios fuertes y capacidad de aguante. Será complejo y desafiante. Comenzando por echarle una mirada al mundo, tengo la impresión de que el papa Francisco, hasta ahora exitoso en su acercamiento a los sentimientos de las personas de carne y hueso, está a punto de recibir una dura respuesta de los sectores conservadores y oscuros de El Vaticano, que no permitirán una Iglesia distinta de la que han estado acostumbrados a manejar.
Pocas preguntas se ha hecho el mundo, y ninguna respuesta convincente se ha tenido en torno al retiro del Papa anterior. Por debajo corre un río de rumores de soterrados escándalos ligados a muchos y muy altos “dignatarios” eclesiásticos, que le resultó imposible afrontar. Así las cosas, me asalta la sospecha de que una verdadera reforma —que la Iglesia católica necesita con urgencia— le resultará a Francisco, casi, casi imposible.
En extraña coincidencia —o no tanta—, el Presidente estadounidense se encuentra en similar encrucijada a fuerza del rechazo obtenido a cuanta reforma signifique desacomodar al gran poder.
Habiendo perdido ya todas las posibilidades de articulación política, en 2014 Obama irá debilitándose hasta terminar su Gobierno, sin pena ni gloria. Esta oportunidad perdida, sin embargo, empieza a tener consecuencias que podrían cambiar el rostro del poderoso del norte en el futuro próximo.
Pensando en el país, el panorama no se presenta muy distinto: acá también tendremos nuestros propios remezones en un 2014 tormentosamente electoral. Estará lleno de escándalos y denuncias, de ésas que conocemos bien y de las cuales ya hemos tenido adelanto en este 2013 que se va.
Inevitablemente, seremos espectadores, por vía mediática, de acusaciones de todo calibre —unas verdaderas y otras falsas— impulsadas por quienes pretenderán, antes que ayudar a que el país gane en transparencia, descolocar a posibles adversarios de campaña y, sobre todo, facilitarse el camino en la construcción del “adecuado perfil” ante la opinión pública, de cara a las elecciones.
Los verdaderos problemas, ésos cuya solución mejoraría la vida de la gente y que esperan muchos años para ser resueltos, serán opacados una vez más por la estridencia de nuestros tiempos de campaña.
Una vez más, como en otras ocasiones, los principales temas, como educación y salud, ingresarán al debate desconociéndose los avances obtenidos —grandes y pequeños— e intentando forzar nuevos rumbos.
Este 2014 veremos otra vez a quienes aspiran al “de nuevo y a acomodarse” para intentar tener el privilegio de recomenzar las reformas, cuando sería más leal para con el país aportar en la consolidación de los logros sin importar que hayan sido iniciados por otra gestión.
Así, queda pedir a los lectores harta paciencia para tomar las cosas con calma y, claro, apostar por el optimismo de pensar en que también podríamos recibir un misterioso aire fresco de sensatez y grandeza, que nos haga entrar en razón: de que antes que nuestros intereses está el bienestar común de la mayoría, y que si aspiramos a un mejor país, es nuestro deber hacer que no pierda la esperanza.

Héctor Felipe
Locutor

El Perú es considerado hoy como uno de los principales mercados emergentes del mundo; cuenta con una reciente e importante historia de estabilidad económica. Esto se fortalecerá en el 2014, año en que el país se convertirá en un excelente destino para la inversión extranjera. Algo previsible, si revisamos las estadísticas económicas del año 2013, es la caída de nuestra balanza comercial. Un punto que hay que tomar en consideración porque, como se sabe, un buen PBI en exportaciones genera recursos para el Estado, y al tener buenas reservas internacionales nos irá muy bien en este aspecto. Entre otras cosas importantes, se harán obras públicas para dar bienestar a nuestra sociedad, y si no se sigue esta lógica, lamentablemente nuestro ciclo de crecimiento económico podría detenerse y, lo que es peor, caer.

Nicolás Yerovi
Humorista político

Preveo que, en las elecciones a la Alcaldía de Lima, Tilsa Lozano y Óscar López Meneses se disputarán el puesto voto a voto. Lo que causará gran extrañeza es que los personeros del “partido político” de López Meneses irán vestidos uniformados de verde, ya que todos serán policías. También preveo que un catedrático recibirá las Palmas Magisteriales, no solo por saber leer, sino porque, además, comprende todo lo que lee; aunque se ve en serios aprietos cuando trata de explicar lo que ha entendido. Asimismo, se formaliza la administración de justicia y los jueces dejan la huelga blanca para regresar a la coima negra.

Mávila Huertas
Periodista

Comenzaremos el año con una buena noticia: la decisión del Tribunal de La Haya será favorable para el Perú. Ese triunfo será una señal de unión para todos los peruanos que nos fortalecerá como nación. La crisis ocasionada por el caso Óscar López Meneses seguirá siendo una sombra para el Gobierno del presidente Ollanta Humala. Continuará todo el 2014 y lo acompañará hasta el final de su Gobierno. La imagen de supuesta pulcritud que se tenía del Gobierno también se verá cada vez más afectada en el futuro, mientras trata de enmendar los errores del pasado, es decir, de este 2013. En el campo económico hay mayor optimismo porque, a pesar de la crisis política, va a haber mejoras, pero no a través de programas sociales sino debido al empresariado, que se consolidará cada vez más. Habrá mayor conciencia ciudadana en la población. Los ciudadanos se expresarán en las calles si ocurre un hecho igual a la “repartija”. Los ciudadanos serán más autónomos. Las victorias en el deporte vendrán, pero de manera individual, y siempre y cuando haya apoyo del Estado a través de un aumento de presupuesto. Se va a mantener el auge de la gastronomía, pero no solo nuestra comida estará en boca del mundo, sino también a través la cultura, con Juan Diego Flórez y Mario Testino. En este 2014 se inicia el boom de la moda peruana. Habrá más semanas de la moda. En el mundo, las fibras peruanas serán mucho más cotizadas, así como los diseñadores.

Hernán Vidaurre
Imitador

A fines del 2014 se lanzarán algunos candidatos presidenciales, que aparecerán en las encuestas con gran aceptación de la población. ¿Quiénes son? Tilsa Lozano y el Mero Loco, quienes ocuparán los primeros lugares. En el fútbol, para variar —y no sé si esto sea un pronóstico—, los equipos peruanos serán eliminados en la primera rueda de la Copa Libertadores; mientras que en el Mundial de Brasil, sé que ganará Brasil, o España, o Alemania. Y, como dicen los videntes, el lugar puede variar, pero uno de ellos se llevará la Copa. Tendremos un nuevo alcalde, que no será tan nuevo, porque, nos guste o no, ganará Luis Castañeda Lossio. Pablo Secada le hará una dura competencia, pero al final ganará Castañeda. Salvador Heresi no será peligroso.

Javier Echevarría
Actor

Puedo hacer predicciones, es decir, establecer hechos que racionalmente pueden pasar, aunque en realidad éstas se basan más en mis miedos. Pero van. La mayor crisis política de este año, la del caso Óscar López Meneses, traerá mayores consecuencias de las que temo. Habrá más involucrados y no quiero ni imaginar lo que se desatará. A nivel futbolístico no va a cambiar nada. Vamos a seguir en el fondo, a menos que Manuel Burga (presidente de la Federación Peruana de Fútbol) se vaya, pero no es difícil pronosticar que eso no va a suceder, al menos no este año que viene. Siento que se comenzarán a resolver conflictos armados de varias partes del mundo, en especial en Colombia. Creo que se acerca la paz. La figura del papa Francisco se va a consolidar. Su labor será tan grande, que logrará tender puentes entre grupos totalmente opuestos.

Marco Sifuentes
Periodista

Tengo una bola de cristal y veo, entre la bruma, algunas imágenes: Susana Villarán hará que Luis Castañeda vuelva a la Alcaldía de Lima. Tendremos una campaña municipal delirante: Secada - Castañeda - Susana - Glave - Heresi. Lo más memorable serán los sofisticados insultos de Secada a sus contrincantes, al PPC y al electorado. El próximo año voto por Secada. Ya dije. El próximo año las elecciones regionales, como de costumbre, tendrán la misma cobertura periodística que las elecciones en una APAFA. El próximo año, algún nuevo romance prohibido de la farándula tendrá más cobertura periodística que el Presidente. El próximo año nuestro mejor representante en el Mundial será el patita de La Previa. En 2014 también tendremos dos ministros del Interior. No es parapsicología, es estadística. Duran ocho meses. El próximo año volveremos a lanzar a Gastón a la presidencia, para que se vaya acostumbrando. Igual dirá que no. Pero se irá acostumbrando. El próximo año la izquierda seguirá pidiendo la renuncia de Castilla. Seguirá sin importarle a nadie. El próximo año, para los editorialistas de los diarios de nuestra BBC (Big Bad Corporation) todo se solucionará privatizando Sedapal, la educación, la policía, las cárceles y el aire. El próximo año Miraflores habrá completado, por fin, su metamorfosis en una ciudad bombardeada de Medio Oriente. El Monstruo de Tola cobrará vida y se comerá a Muñoz-es-la-voz de un solo bocado. La ministra de Cultura aplaudirá. El próximo año Jaime Delgado volverá a intentar decirnos cómo demonios debemos utilizar nuestro dinero. El próximo año seguirán haciéndose predicciones erróneas para las elecciones del 2016, porque seguiremos olvidando que aquí las elecciones se deciden 24 horas antes. El próximo año habrá un terremoto (siempre hay un terremoto y no he dicho dónde; pero habrá, hombres de poca fe).

Benoit ‘Piccolo’ Clemente
Campeón mundial de Longboard

Irá mejor, sin lugar a dudas. A todos les irá mejor, pero lo que yo veo es que las empresas seguirán apoyando a los deportistas para salir a competir al extranjero, y dejar en alto el nombre del país, como lo hemos venido haciendo. El Perú seguirá mejorando económicamente, y eso contribuye al desarrollo del país. Se harán algunos cambios para que la seguridad mejore y para que la delincuencia disminuya por el bien de la sociedad. Si bien no tenemos una cultura ecológica, la gente tomará más conciencia para cuidar y proteger el medio ambiente. Ésa es una tarea pendiente para todos. Tenemos una cultura increíble en todos los aspectos, pero nos falta mejorar mucho. No todo es responsabilidad del Gobierno. Debemos aprender a respetar a las personas e instituciones para salir adelante. Tenemos que cambiar nosotros para que nuestro país sea más grande.

Sonaly Tuesta
Conductora de Costumbres

Debo tener esperanza y no vaticinaré el futuro. Solo haré una plegaria para que al fin llegue la razón y se apruebe el Proyecto de Ley sobre Seguridad y Soberanía Alimentaria. Le pediré al Niño Dios que haga el milagro y la quinua no sea un pretexto para la foto y los codeos internacionales, sino un verdadero salvador de nuestros niños desnutridos y un alivio de vida para los conservacionistas que se han dedicado a criarla por siglos. Pondré una vela pidiendo que la inclusión deje de ser un eslogan y su verdadero significado aflore cuando, por ejemplo, insistimos en dar luz verde a prácticas extractivas en desmedro de los pueblos en aislamiento voluntario.

Agregar comentario