Pandemia: incertidumbre, solidaridad y responsabilidad individual

Créditos: Agencia Andina

Escrito por Revista Ideele N°294. Octubre 2020

Podemos entender a la solidaridad como un principio social distinto al egoísmo en la medida en que, mientras que el último asume que individuos plenamente conscientes de sus intereses buscan satisfacerlos mediante recursos que ellos mismos se procuran, el primero parte de la idea de que todo interés está socialmente constituido, por lo que llegar a conocer y realizar lo que uno realmente quiere es también el resultado de procesos de socialización y no solo de la introspección. Menciono esto porque poco después de iniciada la pandemia fue frecuente observar un cierto brote de optimismo asociado al potencial de la crisis para generar lazos solidarios que superaran el natural egoísmo de los primeros días, aquel que llevó a acaparar bienes de manera irracional y a aislarse físicamente como medida extrema de protección. Ante el panorama desolador de no saber quién sería el próximo y constatar el carácter “igualitario” y hasta “democrático” del virus, se comenzó a especular acerca de si esta nueva igualdad no sería un buen punto de partida para una suerte de refundación del pacto social en términos más solidarios.

La idea no es nueva. Concluida la segunda guerra mundial y con media Europa devastada y hundida en la incertidumbre, de repente las antiguas jerarquías comenzaron a perder sentido dejando en su lugar a una, hasta el momento, poco tomada en serio noción de igualdad: igualdad en relación al desempleo, a la inseguridad, al riesgo que corría la propia vida ante un futuro incierto, pero compartido. Lo que unía a las personas no era tanto el infortunio presente, sino sobre todo una común incertidumbre frente a su destino.Podemos ir todavía unos siglos atrás para explorar esta idea. Hobbes, en el Leviatán, caracteriza al estado de naturaleza como la situación en la cual todos comparten un riesgo similar: si bien cada individuo tiende a satisfacer sus propios deseos y, para hacerlo, busca acumular poder, por más poderosa que una persona haya llegado a ser, la ausencia de límites legales hace perfectamente posible que sea vencida por un individuo más débil si es que este realiza las alianzas adecuadas y sabe aprovechar las oportunidades de manera prudente –habilidades que, para Hobbes, también constituyen formas de poder. El contrato social surge, así, para garantizar la seguridad de los individuos, proteger lo que cada uno ha acopiado mediante sus actividades privadas y neutralizar la incertidumbre, la angustia y la amenaza –igualitariamente distribuidas, eso sí– que la carencia de leyes genera.

Muchos de estos elementos hobbesianos encontraron eco en la teoría de la justicia de John Rawls, mediante la cual el filósofo estadounidense, a inicios de los años 70 y en plena expansión del Estado de bienestar, comenzó a desarrollar su propuesta de fundamentación filosófica del Liberalismo político. Una de las ideas básicas de Rawls es que, ante una situación de incertidumbre generalizada –aquello que el autor ilustra con la metáfora de un “velo de ignorancia”–, las personas que tuvieran que establecer ciertos principios políticos básicos de convivencia pacífica duradera, elegirían aquellos que los protejan en una eventual situación de desventaja social; esto es, establecerían medidas y regulaciones que puedan corregir las eventuales circunstancias negativas que no han dependido de uno mismo, logrando, así, una forma de justicia más completa que aquella asociada a una deseable, pero poco realista, igualdad de oportunidades.

El bloqueo ideológico es muy fuerte y continúa tirando en el sentido opuesto: en dirección a la consolidación de la idea de que para progresar y superar crisis, no se requieren derechos laborales, servicios de salud eficientes, funcionarios capacitados y políticamente independientes o educación de calidad ligada a una fuerte inversión en investigación científica y humanística, algo cuyos frutos a largo plazo escapan de la visión reducida de la lógica inmediata del emprendedurismo.

Esta idea según la cual el deseo de vencer la incertidumbre puede llevar a la fundación de instituciones de la solidaridad, aquellas típicamente vinculadas con los Estados europeos de bienestar, puede hacernos pensar en la situación social que la pandemia puso de manifiesto. La ausencia de servicios de salud y educativos de calidad, así como de inversión estatal en ciencia y tecnología de repente comenzó a ser vista no ya como la condición necesaria para el florecimiento individual según la tesis libertaria de que uno y solo uno es gestor de su propio destino, sino como un importante obstáculo social –creado y, por lo tanto, reversible– que impide tener mejores soluciones a problemas cuya aparición, en su condición de fenómenos naturales, parecía, en efecto, no haber sido responsabilidad de nadie.

Tenemos, pues, dos principios en conflicto aparente. Por un lado, aquel basado en la creencia de que las normas e instituciones en el seno de un Estado pueden estar orientadas a algo más que la protección formal de libertades individuales de acción, y comprometerse con la búsqueda y realización de metas colectivas –para lo cual la salud y la educación deben estar universalmente garantizadas y el desarrollo científico en todas sus áreas debe ser prioridad. Es en este sentido que el carácter “igualitario” del virus permitió pensar por un momento en la desnuda vulnerabilidad natural –ciertamente no dependiente de la propia voluntad– a la que todos resultamos estar sometidos. Situación que se vio agravada por causa del desinterés y la desprotección estatal. Pero, por otro lado, en contraste con esto, se manifestó también con fuerza la aún consolidada creencia en que la autonomía y la libertad están vinculadas solo con la capacidad de autogestión, así como el éxito y el infortunio lo están con la responsabilidad individual por las propias decisiones. De aquí resulta la extraña campaña del gobierno que busca dar una renovada apariencia a la vieja tendencia libertaria de responsabilizar al individuo por todo lo bueno o malo que le ocurra. Una campaña que está fuertemente afianzada en las creencias de que solo el esfuerzo personal puede lograr superar cualquier contingencia, que la vida está solo en manos de cada uno, que ante la ausencia de normas, planes e instituciones para enfrentar contingencias naturales, solo queda la reclusión.

Este nuevo estado de naturaleza en el que la incertidumbre parece ser lo más equitativamente distribuido podría, como algunas voces han clamado, llevar a reconocer la necesidad de principios de solidaridad que trasciendan la ficción del individuo dueño de su propio destino. Pero el bloqueo ideológico es muy fuerte y continúa tirando en el sentido opuesto: en dirección a la consolidación de la idea de que para progresar y superar crisis, no se requieren derechos laborales, servicios de salud eficientes, funcionarios capacitados y políticamente independientes o educación de calidad ligada a una fuerte inversión en investigación científica y humanística, algo cuyos frutos a largo plazo escapan de la visión reducida de la lógica inmediata del emprendedurismo. En este actual estado de naturaleza ha continuado primando el sueño del negocio propio, la búsqueda inmediata del éxito personal, aquel éxito del que puede hacerse rápida y vulgar ostentación, así como el ideal de la autogestión individual como los instrumentos más idóneos para salir de la crisis. Veamos a dónde nos conducen estos ideales esta vez.

Sobre el autor o autora

Gianfranco Casuso
Docete PUCP. Doctor en Filosofía por la Universidad de Frankfurt con una tesis sobre democracia deliberativa y exclusión bajo la dirección de Axel Honneth y Rainer Forst. Magíster en Filosofía por la PUCP. Ha sido investigador invitado en el Cluster of Excellence “The Formation of Normative Orders” de la Universidad de Frankfurt. Es miembro, entre otras asociaciones, de la Internationale Hegel-Gesellschaft y de la Human Development and Capability Association (HDCA). Es miembro del Internationaler Arbeitskreis zur Kritischen Theorie del Instituto de Investigación Social de Frankfurt y coordinador del Grupo de investigación sobre Teoría crítica de la PUCP. Es autor del libro Dimensionen der Exklusion. Sozialphilosophische Beiträge zur Demokratie und Macht (Karl Alber, 2013) y de numerosos artículos en revistas especializadas.

Deja el primer comentario sobre "Pandemia: incertidumbre, solidaridad y responsabilidad individual"

Deje un comentario

Su correo electrónico no será publicado.


*