Un Sendero nada luminoso

Pintas del MOVADEF en Ica (Foto: CODEHICA)

Escrito por

Revista Ideele N°227. Febrero 2013

A partir de la captura de la cúpula senderista en 1992, han existido varios procesos de ruptura y división en el seno de Sendero Luminoso, siendo la principal la que los dividiría en dos corrientes: “acuerdistas” y “proseguir”. Los primeros están estrechamente ligados a su dirección y respaldaron el denominado “Acuerdo de Paz” en el que Abimael Guzmán hacía un llamado a dejar las armas y poner fin a la “Guerra Popular”; el segundo grupo desconoció este acuerdo político con el gobierno de Alberto Fujimori llamando a sus militantes a “proseguir” con las acciones armadas. Ambas fracciones continuarían teniendo divisiones y pugnas internas durante los años siguientes.

En el 2009, la mayoría de los sectores “acuerdistas” se reunirían con ocasión de la presentación del libro de Abimael Guzmán, “De Puño y Letra”. El evento fue organizado y dirigido por los futuros dirigentes del MOVADEF, entre ellos Alfredo Crespo y Manuel Fajardo, abogados de Guzmán. Es así que en el mismo año, nace formalmente este movimiento político, siendo la continuación de un plan para conseguir la liberación de los líderes de esta organización terrorista.

El MOVADEF es, sin duda, un organismo generado de SL, es decir es producto de la voluntad de Abimael Guzmán, como casi todo lo que ha hecho Sendero, sin embargo no representa a todos los “acuerdistas”, algunos grupos del “acuerdismo” no comulgan, por diversas consideraciones, con el MOVADEF.

A la izquierda del MOVADEF se encuentra la facción “proseguir”, que señala al MOVADEF de LOD (Línea Oportunista de Derecha) y de “revisionista”, entre otras razones por su carácter predominantemente electoral, la preocupación por conseguir la inscripción ante el Registro de Organizaciones Políticas (ROP)  dejando de lado  la prioridad inicial que es la lucha por la “Amnistía General” y el excesivo “liberalismo”.
La posición de los proseguir la podemos apreciar en el conocido (especialmente en el extranjero) boletín virtual “Sol Rojo”:

“Mientras las miserables ratas de la LOD con su MOVADEF pugnan por participar en elecciones, y la LOI está negociando, centran en su militarismo y absurdamente están por hacer guerra regular con una fuerza principal de un puñado de combatientes, el PCP parte de los principios del Partido y la guerra popular, asumiendo su papel partiendo de la realidad, aplicando el principio que desde la cárcel no se dirige la revolución, y menos desde la biblioteca o el escritorio, ni desde el extranjero.”

Como vemos, el sector “proseguir” deslinda con el grupo armado del VRAE, autodenominado “PCP MLM Militarizado”, a quienes señala de LOI (línea oportunista de izquierda) o “revisionismo armado”. Otro dato a tomar en cuenta es la relación del MOVADEF y la cúpula senderista con “Artemio”, ahora expuesta con la participación Alfredo Crespo como su defensor legal, relación antes negada por el MOVADEF.
Estas aclaraciones iniciales son necesarias para entender el papel del MOVADEF dentro del espectro del “gonzalismo”.

Las universidades nacionales y la presencia del MOVADEF
Los medios de comunicación han señalado al MOVADEF como uno de los principales actores políticos en las universidades nacionales, presentando a diversos “expertos” en el tema que confirman el arraigo de esta propuesta política, lo cual, para los que hemos participado activamente de la actividad política universitaria e incluso para cualquier estudiante de a pie, es falso. 

Es cierto, que el MOVADEF tiene presencia en Lima y algunas universidades del sur del país, pero es inexistente en las universidades del norte y el oriente peruano. En Lima, en universidades como San Marcos su militancia no supera las 10 personas y la mayoría de ellos no son estudiantes regulares. Sin embargo, esto no quiere decir que junto a otras formaciones “gonzalistas” no tengan una presencia visible en la universidad.
Al hablar entonces de la presencia de SL en las universidades, no podemos referirnos solamente al MOVADEF, sino también a las otras agrupaciones “gonzalistas”, acuerdistas y proseguir, quienes inciden políticamente en espacios de bienestar universitario donde su presencia es notoria, como el Comedor y la Residencia Universitaria. Esto no es novedad, debido a que su participación en espacios de bienestar universitario es una vieja tradición que se desarrolla desde que SL iniciara su trabajo político en Huamanga (Ayacucho) en 1970.

Esta situación sin embargo, no es una constante o siquiera una realidad en el resto de universidades nacionales del país, muestra importante de ello es que durante el último congreso de la Federación de Estudiantes del Perú (FEP), desarrollado en Cajamarca, se reflejó la composición del movimiento estudiantil, en donde fue notoria la rotunda minoría y las fuertes contradicciones internas del “gonzalismo”, que en conjunto bordearon los 30 delegados plenos de un total de 500 representantes; estos a su vez,  se dividían en torno a reconocer o  no a la Junta Directiva de la FEP. 
Su presencia en las universidades peruanas ha sido sobreestimada por los medios de comunicación, haciéndoles un gran favor e incluso sirviendo a la represión de voces críticas en la universidad, tal y como ha sucedido en la Universidad Nacional de Piura (UNP), en la cual los sectores vinculados al rector trataron de desprestigiar a los estudiantes de oposición vinculándolos al MOVADEF, y del mismo modo en la Universidad Nacional de Madre de Dios (UNAMAD).

En la mayoría de universidades públicas los rectores son vinculados a la corrupción y a la represión de los sectores opositores a su gestión;  promoverlos  como “gendarmes de la democracia” es dejar “la mesa servida” al senderismo ya que polariza a los estudiantes, teniendo el camino libre para capturar el descontento y malestar general.

La principal bandera política del MOVADEF es la “amnistía general”. Incluso han llegado a saludar el pedido de indulto a Alberto Fujimori. Esto refleja, nuevamente, el pragmatismo al cual puede llegar el neo-senderismo para lograr sus objetivos

El “gonzalismo” en el magisterio
Junto a la universidad peruana, el “gonzalismo” ha priorizado el sector magisterial como espacio de disputa y presencia política. Así como en las universidades SL busca ganar la dirección de la FEP, en el magisterio apunta al SUTEP. En ninguno de los casos ha conseguido lograr sus pretensiones puesto que se ha encontrado en ambos espacios a un mismo enemigo: Patria Roja. 

La presencia del senderismo en el magisterio se encuentra focalizada a determinadas regiones del sur y centro del país (al igual que en la universidad). Promovieron desde 2007 la constitución del Comité Nacional de Reorientación (CONARE – SUTEP), que en la práctica era una coordinación de las distintas facciones del senderismo y algunos rezagos de PukaLlacta.

El CONARE ha tenido ciertos auspicios para  su existencia, por ejemplo, durante la gestión de Nicolás Lynch como Ministro de Educación, en el gobierno de Alejandro Toledo, el CONARE fue promovido, como un sindicato paralelo, para debilitar y enfrentar al SUTEP y con ello a Patria Roja. Se demuestra el “pragmatismo” político de algunos partidos que dicen luchar contra SL pero que en la práctica se desdicen. 

MOVADEF Electoral
El MOVADEF ya tuvo una experiencia de participación electoral a nivel nacional. En las últimas elecciones generales Walter Humala, dirigente del MOVADEF (Secretario de Relaciones Internacionales), obtuvo 6,383 votos (Fuente: ONPE) postulando al Parlamento Andino con el Nº 4 por la lista Justicia, Tecnología y Ecología (JUSTE). Durante esos meses, el MOVADEF movilizó a  todo su aparato partidario, incluso dentro de las universidades. La votación no refleja la realidad electoral del MOVADEF, responde también al reconocimiento de Walter Humala como un importante artista popular en varias regiones del país.

Lo “anecdótico” de este afán electoral es que hasta hace unos pocos años lo que ahora es el MOVADEF atacaba a las organizaciones de izquierda tildándolas de “revisionistas” y “burguesas” por participar del “circo electoral”. El observar hace unos meses al MOVADEF recolectando firmas y luego recurriendo a la Constitución Política del Perú de 1993 para avalar su inscripción es sin duda una derrota ideológica del senderismo, pues terminan recurriendoa las instituciones que antes pretendían destruir.

Amnistía General
La principal bandera política del MOVADEF es la “amnistía general”, recurriendo a figuras legales como la prescripción de los delitos de corrupción para justificar sus planteamientos. Incluso han llegado a saludar el pedido de indulto a Alberto Fujimori. Esto refleja, nuevamente, el pragmatismo al cual puede llegar el neo-senderismo para lograr sus objetivos. 

Es importante resaltar que en el pedido de “Amnistía General” el MOVADEF coincide con un sector del fujimorismo y de algunos sectores de la derecha, e incluso de las FFAA, que ven a la amnistía como un proceso que permite la impunidad y olvido de los crímenes cometidos durante el conflicto interno. Una vez más se demuestra la simbiosis permanente de estos sectores políticos.

De igual manera, la reconciliación a la que el MOVADEF hace referencia no es más que la misma pretensión de conseguir impunidad y ser aceptados como agrupación partidaria, cuando en ese sentido la izquierda entiende a la reconciliación nacional y la reparación como procesos que deben realizarse con las víctimas y no con los asesinos.

La izquierda frente al MOVADEF
A través del asesinato de sus militantes, el desprestigio de los símbolos del comunismo internacional y el terrorismo, Sendero Luminoso logró lo que ningún departamento de inteligencia o gobierno pudo: estigmatizar a la izquierda y destruir a las organizaciones populares. 

Sendero Luminoso da paso al Inicio de La Lucha Armada (ILA) el día en que se realizan las elecciones generales de 1980, en el distrito de Chuschi (Cangallo, Ayacucho). En ese mismo proceso electoral la izquierda presentó hasta 8 candidatos presidenciales, los principales fueron Hugo Blanco por el Partido Revolucionario de los Trabajadores – PRT, de orientación trotskista, que obtuvo 4% y Horacio Zeballos, primer Secretario General del SUTEP y militante del PC del P – Patria Roja, que obtuvo 3.4%. Se puede apreciar, entonces, la diferencia de enfoques que tenía la izquierda, que en ese proceso sumaba en conjunto el 17% del electorado nacional,  frente al senderismo que rechazaba cualquier tipo de participación electoral.

Poco tiempo después la izquierda confluyó en el frente Izquierda Unida, el mayor referente electoral de izquierda en América del Sur durante ese periodo, lo que le permitió ganar la Alcaldía de Lima en 1983 con Alfonso Barrantes Lingán, además varios gobiernos regionales, decenas de provincias y distritos a lo largo y ancho del país durante esa década. En paralelo a este despliegue de la izquierda, el senderismo desarrollaba su acción terrorista, considerando a la izquierda como su enemigo principal, ya que esta aglutinaba el sector social al que SL buscaba llegar. Conforme a ese pensamiento asesinaron a reconocidos dirigentes populares como María Elena Moyano y Pascuala Rosado y a militantes de varios partidos, entre ellos a Marcelino Pachari y Guyen Hilares de Patria Roja. 

Sin embargo, la derecha, un sector importante de las FFAA y algunos medios de comunicación y periodistas han aprovechado la falta de memoria histórica de nuestra sociedad, pretendiendo imponer una historia unilateral y sesgada, llevando a que se confunda o vincule a la izquierda, en su conjunto y con sus matices, con el senderismo.

En contraposición a lo mencionado, la izquierda ha enfrentado al senderismo en diversos sectores sociales: el magisterio, las universidades, las organizaciones populares y en el campo. A través del SUTEP, la Federación de Estudiantes del Perú y las Rondas Campesinas. 

Contrario al estigma de “antidemocrática” la izquierda ha jugado un papel fundamental en la lucha por recuperar la democracia, sea cual sea la valoración que tengan de esta. En 1977 frente a la dictadura de Morales Bermúdez y dos décadas después enfrentando a Fujimori, mientras un sector de las elites y los partidos políticos de derecha buscaban la negociación. Que eso se pretenda ocultar o minimizar por la derecha y sus medios de comunicación no cambiará la historia.

A partir de lo escrito, pueden sacarse algunas conclusiones sobre el senderismo y su brazo político, el MOVADEF: 

Primero, la existencia del neo-senderismo es funcional a los intereses de la ultra derecha política. Al fujimorismo le sirve para legitimar históricamente su régimen y los crímenes cometidos, y a los gobiernos de turno para desprestigiar y aislar políticamente a la izquierda, además de justificar la represión contra el movimiento popular, como ha ocurrido durante los últimos conflictos sociales.

Segundo, con todas las limitaciones de la izquierda, esta ha demostrado una confrontación directa contra el senderismo en las universidades, el magisterio, el movimiento popular  y el sector campesino. Los partidos de derecha, al contrario, han demostrado grandes limitaciones en este aspecto, al punto que sus dirigentes desconocen el accionar de lo que queda de  SL, recurriendo al “macartismo” y al endurecimiento y creación de nuevas leyes para “frenar” a SL. Esta forma de abordar la lucha contra SL es incorrecta y cumple un efecto contrario, el Neo-senderismo hasta ahora consigue lo que quería, presencia mediática y la polarización de la cual siempre se ha alimentado. La “Ley del Negacionismo” es la aceptación de la derrota argumentativa de la derecha que tiene que recurrir a una norma para suplir lo que el discurso de sus partidos debería realizar.

Tercero, negarles la inscripción en el ROP, “perseguirlos” y mediatizar su accionar refuerza su discurso y mística interna, además de que provoca su “victimización”. 

Cuarto, la derecha y el nacionalismo prácticamente no existen en las universidades y tienen una carencia de cuadros jóvenes en las universidades que disputen los espacios políticos y gremiales. ¿Qué federación universitaria a nivel nacional dirige alguno de los partidos de la derecha o el nacionalismo? Ninguna. 

Quinto, un principio fundamental para la derrota de SL es la existencia de partidos políticos, en todo el sentido de la palabra, y el fortalecimiento (refundación) de las instituciones democráticas. La derrota de SL debe ser política e ideológica, pues avanza frente a la inexistencia de otras opciones políticas. Es mucho más útil para el debate contra el neo-senderismo aprovechar el dogmatismo que los lleva a negar los crímenes cometidos y elevar a Guzmán como un ente de culto, además de desenmascarar la gran contradicción de su accionar actual frente a sus posturas primigenias, quedan en evidencia su pragmatismo y oportunismo político. 

Sexto, la democracia debe ser entendida más allá de su dimensión electoral. Si no existe justicia y redistribución económica, posturas como SL siempre tendrán el camino de regreso para aprovechar el descontento y el olvido. La construcción de una memoria colectiva y el reconocimiento de las fuerzas políticas que lucharon contra SL, sin mezquindades de por medio, contribuirán a su derrota.

Sobre el autor o autora

Arturo Ayala Del Río
Politólogo y Magíster en Sociología por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Sub Secretario General del partido Patria Roja.

Deja el primer comentario sobre "Un Sendero nada luminoso"

Deje un comentario

Su correo electrónico no será publicado.


*