Artículos de Alfredo Thorne Vetter

Economía e instituciones

Desde el 2001 nuestro desempeño económico se convirtió en el ancla de la estabilidad política. Nuestros ministros de economía (incluyéndome) y empresarios se fueron acostumbrando a enorgullecerse del buen performance económico, lo cual permitió que nuestros desacuerdos políticos pasasen a un segundo plano sin perder el apoyo popular. La reducción de la pobreza, el ascenso de las clases medias y la urbanización transmitían un mensaje de progreso económico que nunca antes habíamos tenido.