Artículos de Eduardo Toche

2016 en el horizonte

Nos acercamos al tramo final del gobierno del presidente Humala. También al fin de un ciclo largo de crecimiento económico. En otras palabras, las proyecciones deben considerar que la situación ha empezado a variar considerablemente, pues ya no solo dejaron de soplar los vientos a favor, sino que en el horizonte se presentan una serie de escollos difíciles de sortear, especialmente en el ámbito institucional.


La verdad efectiva de las cosas

La derecha arremete contra el presidente Castillo, imponiendo con algo de éxito la idea de que personifica el inicio de todos los males. La cual, por cierto, es falsa. Y lo es  porque lo que busca “denunciar” como “comunista” no es nada ajeno ni lejano a las premisas que, por ejemplo, usaron los europeos para su reconstrucción, luego de la segunda guerra mundial.



El país del Presidente

El penúltimo año de Humala confirmó la extinción de la política como característica general de las últimas décadas, asociada ahora –para no desacostumbrarnos- a una rápida desaceleración del crecimiento económico y la multiplicación de los conflictos sociales.


Pedro Castillo, el lado no tan oscuro de la luna

Parafraseando a Theda Skocpol[1] cuando busca comprender lo acontecido en la política estadounidense durante las últimas décadas, el distanciamiento y la perspectiva tienen la virtud de extraernos de raíz la fantasía de que la política peruana es una cascada imprevisible y continua hacia situaciones cada vez peores.


PPK, grandes límites y pocas oportunidades

El horizonte de las posibilidades políticas que tendrá el gobierno de PPK empezó a labrarse desde antes de saberse que sería el elegido, si consideramos las características que tuvo su candidatura y las vicisitudes de un proceso electoral fuera de lo común.



Corrupción en clave política

La inestabilidad como característica intrínseca que, de alguna manera, comparte con los anteriores gobiernos que surgieron luego del desmoronamiento del régimen fujimorista es lo que podría describir a la administración PPK, hasta el momento. Habría que agregar –ya como particularidad- la rapidez del desgaste.


Las puntas de los icebergs

Si queremos resultados, debemos tener un plan, enseña un viejo aforismo. Ahora bien, entre nosotros, en sentidos estrictamente constitucionales, un gobierno de transición tiene como única tarea convocar a elecciones y que éstas arriben a buen puerto en los plazos acordados.