Artículos de Ernesto de la Jara


Carta de Ernesto de la Jara

Después de 33 años,el fundador del Instituto de Defensa Legal (IDL) y dela Revista Ideele, el colaborador permanente y amigo querido, ha decidido renunciar a nuestra institución. Ernesto deja una valla muy alta en cuanto a compromiso social, honestidad, trabajo intenso y empecinado afán de nadar a contracorriente. A partir de hoy, Ernesto de la Jara deja de trabajar en el Instituto de Defensa Legal, pero no dejará de colaborar con la Revista, con su Revista. No se lo permitiremos.


Humala como el mal menor en el 2011

Para alguien que cree verdaderamente en los derechos humanos y que siempre ha trabajado a favor de su vigencia, haber votado por Humala y hasta haber promovido su candidatura, en mi caso, como mal menor, sin expectativas, resulta hoy (hoy) perturbador.


Colaboración eficaz sí, excesos no

Actualmente se habla mucho de la delación premiada que se usa en Brasil. Concretamente de cómo integrantes de Odebrecht, comenzando por su jefe máximo, Marcelo, están logrando reducir sus condenas al delatar a sus cómplices o proporcionar información sobre cómo actuaba y se beneficiaba la sofisticada red de corrupción que habían creado y que venía funcionando en diferentes países.


Fujimori como canje político

“PPK tiene una segunda oportunidad”. Frase expresada por muchos, refiriéndose a que la buena actuación del gobierno frente a la tragedia vivida en el país ha frenado y revertido la caída en picada que venía sufriendo en su nivel de aceptación en la población, de acuerdo a las encuestas.



Nuestra viveza se vacunó

Escrito por Revista Ideele N°296. Febrero 2021 Descubrir que 487 personas -entre ellas el expresidente Martín Vizcarra, la ministra de Salud Pilar Mazzetti y la de relaciones exteriores Elizabeth Astete-, se vacunaron por lo bajo,…


Test para una correcta aplicación de la prisión preventiva en cada caso

Aplicar o no la prisión preventiva (desde ahora se le llamará PP) significa decidir si una persona acusada de cometer un delito debe enfrentar el proceso judicial en libertad (aunque con obligaciones y restricciones) o desde la cárcel. La regla debe de ser en libertad, ya que, por la presunción de inocencia, solo los que están condenados deben ir a prisión. Sin embargo, hay excepciones a esta regla, como es el caso justamente de la PP.



Año 20-20: peste sanitaria y peste política

Terminamos un año paradójicamente conformado por la nota máxima aprobatoria (el 20-20) por partida doble, habituados al ostracismo en nuestras casas, preparados para impedir el ingreso de cualquier intruso impertinente, por más cercano que sea.