280

Francisco Chamberlain y la lucha por la memoria

La partida de Francisco Chamberlain ha sido un acontecimiento muy triste. Buen amigo, intelectual riguroso y sacerdote jesuita comprometido con la Iglesia de los pobres, Francisco fue un auténtico luchador social de talante profético. Norteamericano de nacimiento, dedicó los mejores años de su vida al Perú y a las exigencias de la justicia en la sociedad y en la comunidad eclesial. Su trabajo pastoral y social en el Agustino y en Ayacucho estuvo centrado en la promoción de la acción ciudadana y la solidaridad con las víctimas de la violencia.


El silencio de los otros

El documental español El Silencio de los otros, dirigido por Almudena Carracedo y Robert Bahar, se centra en la historia de miles de víctimas de la dictadura franquista y de su lucha contra la impunidad.


Lourdes Flores: “Le doy gracias a Dios todas las noches por no haber ganado una elección”

Siempre digo que no he perdido por ser mujer, a pesar de algunas cosas complicadas que salieron en las campañas más que por el hecho de ser mujer, por no ser madre. La campaña del 2001 fue durísima. Eliane Karp habló en quechua y dijo que una mujer que no es madre es incompleta. Ese es un tema bien popular, que impactó mucho: un mensaje que iba directo al corazón. Fue una estrategia de campaña agresiva y negativa. En el imaginario popular, la Presidencia de la República – que era mi ilusión- debía ser ocupada por un varón casado, y de pronto aparece una mujer soltera y que no era madre.


¿Por qué suceden los feminicidios y las agresiones casi letales?

Hace casi dos décadas años, las ONG feministas empezaron a contar los feminicidios, uno a uno, a partir de las noticias que aparecían en prensa. Por entonces, era un problema que solo pocos (en realidad, pocas) notaban con preocupación. Gracias a este esfuerzo, hoy contamos con dos fuentes estatales oficiales que contabilizan feminicidios. Sabemos que en el Perú mueren poco más de cien mujeres al año por feminicidio.



La “herencia maldita” de la transición democrática

En el mes de junio de este año 2018, el Instituto de Democracia y Derechos Humanos de la Universidad Católica ha organizado su XIV encuentro anual. Dos cosas en cierto modo contradictorias llaman la atención de inmediato de este evento: la primera es que luego de 14 años ininterrumpidos de promoción de los valores o los principios éticos y jurídicos que deben orientar la meditación sobre nuestra memoria nacional –podría pensarse– debiera haberse consolidado ya en nuestro país una tradición de reconocimiento de aquellos principios.


Feminicidio: la política de la no decisión

Si la política pública es un proceso de decisiones públicas, en ocasiones los gobiernos deciden también no decidir nada. Es lo que Yves Meny llamó la política de la no decisión. Esto se puede producir por varias razones, entre las más frecuentes están: i) la ignorancia profunda del aparato burocrático sobre el tema; ii) la ausencia de un análisis de política que estructure correctamente el problema, o en otros casos seleccione alternativas de solución inteligentes; iii) la influencia de grupos de poder que se oponen o inciden para que algo no se apruebe.


Facebook y el cierre del Congreso

Sacar conclusiones a partir del intercambio de algunos post en Facebook es tan subjetivo y arbitrario que solo puede ser tomado como la identificación de algunas percepciones sin ninguna pretención, más si son hechas a ojo de buen cubero. Aquí viene la sistematización de algunas de estas sobre si se debe de cerrar o no el Congreso.


El papel del transporte público integrado en la recuperación del espacio público

En Lima, así como en la mayoría de las ciudades del Perú, la congestión y los accidentes de tránsito son considerados por la población entre los principales problemas de la ciudad. Especialmente en el caso de Lima, los accidentes están ligados al transporte público convencional que, adicionalmente, causa congestión en su pelea cotidiana por los pasajeros: la “guerra del centavo”.


El feminicida y la feminazi

Fue en Ayacucho, lugar y escenario de las escenas más trágicas de nuestra historia. Y aunque no fuera la década de 1980, sino 2015, una mujer volvía a correr tratando de salvar la vida. Tras ella se precipitaba Adriano Pozo, desnudo y furioso, decidido a regresarla al cuarto de hotel donde, minutos antes, había intentado violarla y estrangularla. La encontró refugiada en la recepción y la hizo regresar a rastras y de los pelos, no una sino tres veces, antes de que la chica consiguiera encerrarse en un almacén. Él fue controlado por tres trabajadores del hotel mientras llegaba el serenazgo, pero por poco tiempo pues con gran habilidad, los convenció de que lo soltaran: habló, rio, los abrazó y juró que era inofensivo.