Las reparaciones: Cambios y posibilidades

Las reparaciones: Cambios y posibilidades

Gino Huerta Economista, integrante del Área de Gobernabilidad y Derechos Humanos del Instituto de Defensa Legal
Ideele Revista Nº 215

Taller con víctimas de la violencia política es Secclla, Huancavelica.

La transferencia de gobierno trajo consigo cambios en el enfoque, propuestas y prácticas para desarrollar la reparación a las víctimas de la violencia política. Luego de un poco más de cuatro meses, es necesario un recuento.

En el gobierno pasado, y desde la anterior Secretaría Ejecutiva de la Comisión de Alto Nivel que hace seguimiento a las reparaciones (CMAN), la prioridad y casi exclusividad de las acciones estuvieron destinadas a las llamadas reparaciones colectivas, a las que se destinó un monto de reparaciones de 100.000 nuevos soles a las comunidades y centros poblados inscritos en el Registro Único de Víctimas (RUV) colectivas. Aun así, al cierre se ha llegado a un tercio de las comunidades inscritas.

El otro acto fue, luego de un proceso de discusión accidentado que demoró más de dos años y supuso constantes movilizaciones de organizaciones, el inicio del Programa de Reparaciones Económicas, cuyo diseño final implementa la Secretaría Ejecutiva sin la discusión del Pleno de la CMAN. Diseño que está plasmado en el DS 051-2011-PCM y que se implementa en los últimos meses de la gestión anterior.

Entre otras críticas, hay una objeción a los montos: los 10.000 nuevos soles estaban lejos del precedente de reparaciones, que fueron los 33.000 entregados a los Comités de Autodefensa (CAD). Adicionalmente, se critican las modalidades de reparto de reparaciones entre los beneficiarios, los criterios de priorización y las referencias a la finalización del RUV.

También resultaba evidente que con los 40 millones de soles anuales de presupuesto asignados a la CMAN no se alcanzaría a cubrir las necesidades de los programas de reparaciones, menos aun los de reparaciones económicas, las cuales se financiaron en su etapa inicial reduciendo a la mitad (20 millones) lo presupuestado para reparaciones colectivas. Incluso con un monto de reparación tan exiguo (10.000 soles) se requerirían muchos años para cubrir la necesidad de reparaciones económica de las 50.000 víctimas registradas.

El cambio de gobierno traía la promesa, en general, de que se darían las reparaciones integrales; en particular, que se destinaría un mayor presupuesto a las reparaciones, que en el caso de las económicas el monto subiría de 10.000 soles hasta equipararse al de los ronderos (33.000 soles aproximadamente). Finalmente, que se incluirían las recomendaciones y pedidos de las organizaciones de víctimas para hacer más reparador el proceso.

Esperemos que finalmente se apruebe la modificatoria y contemos con un Programa de Reparaciones Económicas que dignifique y tenga sentido reparador.

En estos meses se ha hecho, entre otras cosas, lo siguiente: trabajar una reorientación del Programa de Reparaciones Colectivas, de modo que sea más integral y que resuelva el problema de que muchas comunidades no perciben esta acción como un acto de reparación sino como una obra de desarrollo más. Trabajar el sentido de integralidad y, de paso, implementar el conjunto de programas de reparación, algunos de los cuales (salvo el de salud) no cuentan incluso con lineamientos; modificar el DS 051 para aumentar el monto de reparación económica y perfeccionar los procedimientos de entrega. Incorporar el componente de memoria como eje de trabajo, realizar los cambios que permitan fusionar los entes encargados de la reparación pasando a la CMAN, RUV y el registro de desplazados (en manos del MIMDES); y, por último, contar con un presupuesto incrementado sustancialmente, de modo que se pueda cumplir con la propuesta de reparaciones.

A la fecha, entre otros avances, mencionamos: un proceso de racionalización (descentralización) del equipo técnico de la CMAN; la discusión con sociedad civil y organizaciones de afectados de la propuesta de lineamientos generales de intervención, la cual finalmente ha sido aprobada por el pleno de la CMAN; la propuesta de Plan de Trabajo que supone un presupuesto que supera los 300 millones anuales.

Se discutió y aprobó, en sesión CMAN, una propuesta de modificatoria al DS 051 para incrementar el monto de las reparaciones económicas a 10 UIT (36.000 soles) y modificar los criterios de reparto. La Secretaría Ejecutiva de la CMAN ya hizo el pedido formal para la aprobación de la propuesta de DS que modifica el 051.

También se ha aprobado el pase de los registros de desplazados, hasta ahora aún en manos del MIMDES, al Registro Único de Víctimas; asimismo, la incorporación del RUV al CMAN. Estas medidas, sin embargo, requieren la formalización administrativa.

En cuanto a los cambios en el enfoque hacia una perspectiva más integral, reparadora, vinculada al estado móvil o más cercano a la gente, etcétera, esta voluntad se comprobará de manera práctica en las acciones de implementación por realizarse el próximo año.

También existe una preocupación mayor por los afectados por el desplazamiento interno. Una muestra de ello es la integración, en el libro 2 de víctimas colectivas, no solo de organizaciones sino también de agrupaciones territoriales de desplazados y una voluntad de incorporar a las víctimas de violencia sexual durante el conflicto armado interno (CAI) al RUV, proceso que fue bloqueado durante la gestión anterior.

En cuanto al presupuesto, luego de una ronda de negociaciones que incluyó gestiones y movilizaciones de organizaciones de afectados durante el mes de noviembre, finalmente se incorporan 100 millones adicionales destinados a la reparación económica y que se añaden al presupuesto ordinario de 40 millones de CMAN. A pesar de ello, este monto está lejos de los 280 millones que requiere CMAN para su plan de intervención.

Mientras tanto, y en la medida en que no se modifique el DS 051, se continuará entregando las reparaciones económicas por el monto (los 10.000 soles) contemplado en el mismo decreto. Es cierto que la modificatoria al DS 051 ya se aprobó en sesión CMAN, pero en el tránsito hasta convertirse en nuevo decreto supremo tiene que pasar el procedimiento legal y administrativo y las consultas a los ministerios involucrados. En el camino se resolverán de alguna manera las resistencias presupuestales y de enfoque que se tengan. Esperemos que finalmente se apruebe la modificatoria y contemos con un Programa de Reparaciones Económicas que dignifique y tenga sentido reparador.

En buena parte, de ello dependerá si estamos ante un cambio sustancial en el enfoque y práctica de las reparaciones en su conjunto.

Agregar comentario

Entrevista